Estudio afirma que los perros imitan los niveles de estrés de sus dueños

Estudio afirma que los perros imitan los niveles de estrés de sus dueños

Si los conflictos en el trabajo, la casa desordenada y los conflictos con vecinos te están afectando de mala forma, deberías pensar en tu fiel compañero: el perro.

En una investigación que confirma lo que muchos dueños han sospechado, científicos descubrieron que las mascotas no son inmunes a la ansiedad de sus dueños, sino que imitan la cantidad de estrés que sienten.

El hallazgo viene de un estudio de cortisol, una hormona producto del estrés, la cual se acumula en la sangre y deja marcas en los mechones de pelo. Luego de un tiempo, la hormona se pega al pelo que crece, y cada muestra se transforma en un registro biológico del estrés que puede vivir un individuo.

Luego de atraer el desinteresado servicio de 25 border collies, 33 pastores de Shetland y las dueñas de los animales, investigadores de Suecia encontraroncantidades similares de cortisol en el cabello de humanos y sus respectivos perros. Todas las mascotas que participaron en el estudio viven en interiores.

“Esta es la primera vez que vemos una sincronización a largo plazo en niveles de estrés entre dos especies diferentes”, afirmó Lina Roth, etóloga encargada del estudio, de la Universidad de Linköping en Suecia para The Guardian. “No habíamos observado esto entre humanos y perros antes”, agregó.

El equipo de Roth midió las concentraciones de cortisol en mechones cortos de pelo, extraído de cerca de la piel en el invierno y verano de 2017 y 2018. El vínculo entre el cortisol de humanos y perros se mantuvo a través de las estaciones, sin embargo era más alto en perros durante el invierno.

Para investigar si el estilo de vida canino tuvo un impacto en los niveles de estrés, la mitad de cada raza inscrita fue involucrada en entrenamiento regular y competencias para probar sus habilidades tales como la obediencia y la agilidad. El resto eran perros de compañía regulares.

Los investigadores describieron como el estrés en los perros que competían imitaron de mejor forma al de sus dueños, potencialmente porque estos animales han formado un lazo más fuerte con sus dueños que las mascotas regulares.

Roth cree que hay más factores para la sincronización de niveles de estrés que simplemente compartir un mismo ambiente. Cuando los científicos revisaron si los perros tenían un lugar donde jugar; la cantidad de hora que trabajan sus dueños, y si los perros vivían con otros perros, no descubrieron ningún efecto en los niveles de cortisol de las mascotas.

Lo que sí causo un efecto en los niveles de estrés de los animales eran las personalidades de sus dueños, la cual fue identificada a través de una encuesta. El factor más importe fueron las actitudes neuróticas.

De acuerdo al estudio, los dueños que mostraron ser más neuróticos tendían a tener perros con niveles más bajos de cortisol.

Según Roth, una explicación sería que más dueños neuróticos buscarían comodidad en sus mascotas, y una gran cantidad de abrazos y atención reduce el nivel de cortisol en perros. “Sugerimos que los perros, en un amplio margen, mimetizan los niveles de estrés de sus dueños”, escriben los científicos en el informe.

Si los hallazgos son suficientes para hacer que los dueños de perros estresados se sientan culpables, Roth afirma que “la mayoría de los dueños de perros están conscientes de que sus mascotas recogen muchas actitudes de ellos, incluso algunas no intencionales, pero aún así es bueno que mantengan un alzo estrecho“.

PUBLICIDAD