Banco Central ratifica estimación a la baja: Economía crecerá entre 2,75% y 3,0% en 2019

Banco Central ratifica estimación a la baja: Economía crecerá entre 2,75% y 3,0% en 2019

Una corrección significativa de la proyección de crecimiento que tendrá el país este año realizó el Consejo del Banco Central, al fijar este entre 2,75 y 3,5%.

Así lo estableció su informe de Política Monetaria (IPoM), correspondiente a junio de 2019 dado a conocer este lunes y que confirmó una estimación a la baja del crecimiento de la economía para 2019, con un rango de entre 2,75 y 3,5%, mientras que para 2020 y 2021 la situó entre 3,0 a 4,0%.

La cifra dada por el instituto emisor es menor es más reducida que la entregada en marzo pasado en la que indicó que la economía fluctuaría entre el 3% a 4%, resultado en el cual el menor crecimiento del primer trimestre tiene gran incidencia.

No obstante lo expuesto, el IPoM estima que en el segundo semestre la economía retomará mayor dinamismo, y que en el 2020 y 2021 la economía crecerá a tasas superiores a las de este año, entre 3 y 4%.

Respecto de la inflación, el análisis reitera que esta se ha mantenido en niveles bajos por un período extenso, ubicándose en torno a 2% tanto en su medida total (IPC) como subyacente. Añade que la convergencia de la inflación del IPC a 3% se dará durante el 2020.

Relacionado con lo anterior, el Consejo del BC estimó necesario recalibrar el impulso monetario, acción que concentró la rebaja de 50 puntos base de la tasa de política monetaria, del 3 al 2,5%, que decidió en su reunión del viernes 7 pasado.

ACTIVIDAD ECONÓMICA

El IPoM indica que la evolución de la actividad en el primer trimestre dio cuenta de una desaceleración respecto de períodos previos, aunque mayormente focalizada en sectores ligados a factores de oferta.

Destaca también el menor crecimiento de la inversión en maquinarias y equipos y las exportaciones, que coinciden con el deterioro del escenario externo y una acumulación de existencias que no se ha revertido según lo esperado.

El documento del Banco Central resalta también que otros componentes del gasto no han mostrado mayores cambios respecto de lo esperado, en especial el consumo.

“La inversión en construcción y otras obras y el consumo evolucionaron de acuerdo a lo esperado, no mostrando cambios en la tendencia de los trimestres previos. Esto con un mercado laboral donde distintos indicadores muestran una mayor creación de empleo”.

Menciona también que la recuperación del crecimiento que se espera considera que los efectos macroeconómicos de la fuerte inmigración irán siendo más patentes, aumentando el empleo asalariado, la inversión y el consumo.

Asimismo, destaca que los proyectos de inversión que se están desarrollando tendrán efectos relevantes pues su ejecución no tiene retrasos y se tendrá una importante concentración en los próximos dos años.

GUERRA COMERCIAL CHINA Y EEUU

En este Informe se resaltan los desarrollos negativos que ha tenido el escenario externo en las últimas semanas, en particular porque la intensificación del conflicto comercial entre Estados Unidos y China ha llevado a una mayor aversión al riesgo, provocando, entre otros efectos, una apreciación global del dólar y una reducción de la mayoría de los precios de las materias primas, incluido el cobre.

Sobre los efectos de la guerra comercial, menciona que “si bien las proyecciones de crecimiento mundial no tienen mayores cambios respecto de marzo, sí se ha observado un marcado deterioro del crecimiento del comercio mundial, lo que es capturado en la evolución menos favorable que se prevé para las exportaciones chilenas”.

También destaca que el menor precio del cobre afecta los términos de intercambio relevantes para Chile, lo que reduce el impulso externo que afecta a la economía chilena.

Las proyecciones para el precio promedio del cobre son de US$2,8 en el período 2019- 2021 (US$2,9 en promedio en marzo). En el caso del petróleo se prevén precios promedio entre el Brent y el WTI del orden de US$61 el barril para el período 2019-2021 (similar a marzo).

PONDERAR EL RIESGO

El Consejo del Banco Central señala también que, en lo interno, el balance de riesgos internos para la actividad se encuentra sesgado a la baja, mientras que la inflación está equilibrado. En lo externo menciona que continúa sesgado a la baja.

Una intensificación de los riesgos externos podría llevar a un deterioro abrupto de las condiciones financieras globales, que aun considerando una reacción de los principales bancos centrales, podría tener efectos significativos en la economía mundial.

Agrega que la materialización de alguno de los escenarios de riesgo externos podría impactar negativamente en las expectativas y decisiones de inversión locales.

En lo interno, el Informe resalta un riesgo respecto de la evolución de la inversión, en particular por la posibilidad que sea menor a la proyectada dada la mayor incertidumbre del escenario externo y los diversos costos asociados a la tramitación de los proyectos de inversión.

PUBLICIDAD