El fin de una era: Ministerio de Hacienda coordinará el fin del monopolio de Transbank

El fin de una era: Ministerio de Hacienda coordinará el fin del monopolio de Transbank
Publicidad

Es una realidad cuestionada, pero que ya estaría por acabar. En un país donde el 73% tiene una tarjeta de débito y ya existen más de 20 millones de plásticos de crédito, el mercado que las opera está concentrado practicamente en una empresa, Transbank. Pero esto cambiará, poniendo fin a un histórico monopolio.

Fue el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, el que este jueves anunció que se implementará un plan para modificar el modelo de pago actual para igualarlo al que existe en países desarrollados, el que es conocido como un sistema de cuatro partes.

En la actualidad, nuestro país opera bajo un modelo de tres partes:

  • La empresas como bancos o tiendas del retail emiten tarjetas
  • Pero además tienen la licencia de adquirente, concentrando ambos roles
  • Y delegaron en una empresa, Transbank, la función de adquirencia, es decir la operación de éstas cuando usted compra o paga algo en algún comercio o servicio.

Este será cambiado por uno de cuatro partes, esquema que actualmente impera en la mayor parte de los países de la Unión Europea, Estados Unidos, Australia y Brasil, entre otros. El modelo, es llamado así, porque intervienen en la transacción cuatro partes:

  1. El comercio en el cual se realiza el pago
  2. El adquirente, que provee al comercio del acceso a la red de pagos
  3. El usuario de la tarjeta
  4. El emisor de la tarjeta

“Si bien, la estructura actual del mercado de medios de pago en Chile ha contribuido a extender la utilización de las tarjetas y sus beneficios, se aleja de los estándares internacionales y representa una barrera de entrada a potenciales nuevos competidores”, dijo el ministro Larraín, quien agregó que las autoridades de libre competencia han recomendado tomar medidas tendientes a adoptar este modelo.

De hecho, en septiembre del 2015 el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (Tdlc) recomendó, entre otras cosas, limitar la adquirencia conjunta de Transbank, impulsando un modelo en el cual los adquirentes operen de manera independiente de los emisores.

REUNIONES PARA CONCRETAR CAMBIO

El secretario de Estado señaló que para llevar a adelante este cambio al sistema de los plásticos, se concretarán una serie de medidas que incluyen citas con los principales actores del mercado y con los accionistas de Transbank.

Así, la cartera de Hacienda se citará a reuniones periódicas, tanto de manera bilateral como de forma conjunta, a todos los participantes del mercado que deban realizar adecuaciones tecnológicas y en su modelo operativo y de negocios para asegurar que los avances y adecuaciones se realicen de manera coordinada y en el plazo comprometido.

Entre las partes que serán citadas se cuentan, las marcas de tarjetas, los adquirentes, los emisores (bancarios y no bancarios), y otras empresas que provean servicios a este mercado.

En segundo lugar, el Ministerio convocará a los principales accionistas de la propia Transbank, para que comprometan un cronograma específico que se haga cargo, no solo de terminar con la adquirencia conjunta, sino de reestructurar su propiedad y gobierno corporativo, con el fin de robustecer y perfeccionar el funcionamiento del mercado de tarjetas, y de hacerse cargo de un nuevo nivel de madurez de esta industria.

“Dada la importancia y urgencia que tiene para el Gobierno aumentar la competencia en los medios de pago, se comenzará con el trabajo de ambas instancias este mismo mes”, anticipó Larraín.

La autoridad agregó que algunos de los objetivos de estas medidas son:

  • Conectar a diversos emisores con adquirentes de forma fluida e independiente,
  • Fomentar el ingreso de nuevos participantes y la competencia en este mercado,
  • Expandir la red de comercios que aceptan tarjetas, beneficiando tanto a los comercios como a los clientes,
  • Impulsar la adopción de innovaciones tecnológicas, fomentando e incentivando el liderazgo de Chile en economía digital en la región, y otorgando a los clientes y a los comercios mayor valor agregado en los servicios que reciben,
  • Facilitar la emisión de tarjetas con provisión de fondos (de prepago), las cuales generan importantes beneficios para la población en términos de inclusión financiera,
  • Incentivar que se ofrezcan a las pymes y pequeños comercios nuevos servicios, conexos a la adquirencia. Algunos ejemplos de este tipo de servicios ofrecidos a nivel internacional son, el manejo de inventario, perfilamiento de clientes, informes contables y facilidades para aceptar pagos de manera remota.

El ministro subrayó que en este proceso se tomarán los resguardos necesarios para se realice de manera gradual y ordenada, sin afectar el normal funcionamiento de los medios de pago.

Publicidad