Cómo definir la misión de tu empresa y ejemplos

Cómo definir la misión de tu empresa y ejemplos
Publicidad

La misión de tu empresa es la razón de ser de tal emprendimiento. En otras palabras, se trata de la declaración de principios y, como tal, es una de las herramientas más poderosas con las que cuenta cualquier negocio u organización para alcanzar el éxito. El truco está en saber cómo definir la misión perfecta para cuando la publiques en tu material de marketing o en tu página web, transmita realmente tu visión y tus valores – no solo para ti, sino también para tus empleados y público objetivo.

A continuación revisaremos lo que hace que una declaración de misión de empresa sea efectiva y cómo escribirla para comunicar los principios de tu negocio. Además, por si te quedas en blanco, hemos incluido ocho buenos ejemplos de misiones de empresas de éxito que te servirán de inspiración.

¿Qué es la misión de una empresa?

Empecemos por lo básico. Es posible que hayas escuchado que la misión de una empresa es el alma de un negocio. Pero básicamente se trata de resumir el “por qué de de lo que haces en aproximadamente una o dos oraciones (Y mejor si es breve y directa). Esta expresión abreviada de tus valores y propósitos ayuda a todas las personas que se encuentran con tu trabajo a comprender inmediatamente de qué se trata. Y además sirve para recordarte a ti y a tu equipo por qué trabajáis duro cada dia.

Una declaración de misión de empresa sólida tiene que contener estos cuatro elementos:

  • Valor

  • Inspiración

  • Verosimilitud

  • Especificidad

Con ellos, los lectores comprenderán el valor que tu trabajo añade al mundo o a sus vidas. Se pueden sentir inspirados para unirse a tu misión, convencerse de que tu objetivo es realizable y comprender la naturaleza de tu empresa u organización. Una vez que estos cuatro componentes están presentes, ya tienes una declaración de principios que creará algún impacto en quién la lea.

¿Por qué tu empresa necesita una misión?

Los cuatro elementos básicos de la misión suenan muy bien, pero ¿por qué es tan importante tener una? Hay dos razones principales. La primera es interna: sirve como una guía para justificar todas tus decisiones estratégicas. La declaración de la misión es útil para recordar a los empleados los valores que definen a la compañía y el objetivo a alcanzar. Ayuda a inspirar y a motivar al equipo, sobre todo en momentos de saturación en los que las tareas administrativas y los correos electrónicos empiezan a dominar el calendario. Es en estos momentos cuando, como si se tratara de tu leitmotiv, deberías escribir la misión de la empresa en una pequeña nota adhesiva en tu escritorio o incluso en la paredes de la oficina para que todos la tengan presente.

La segunda razón es externa. La declaración de la misión comunica quién eres y lo que haces. Las palabras que uses y los valores que resaltes definirán lo que los “otros” piensan de ti. Es la expresión escrita de la identidad de tu marca. Todo lo que quieras transmitir debe estar en este párrafo.

¿Cómo escribir la misión de tu empresa en 5 pasos?

  1. Plantéate tres preguntas fundamentales: ¿Qué hace tu negocio? ¿Cómo lo hace? y ¿por qué lo hace? Intenta responder a estas preguntas poniéndote en la piel de tus clientes, beneficiarios, empleados e inversores. Cuando sea relevante, amplía las perspectivas para definir también qué valor aporta tu negocio a la comunidad, o incluso al mundo. Responder a estas tres preguntas te va a ayudar a determinar tu propósito, aclarar el valor que ofreces y volver a conectarte con esa pasión que te motivó a iniciar todo.

  2. Organiza una sesión de lluvia de ideas: sólo o con tu equipo, enumera palabras y frases que reflejen las respuestas que generaste en el paso anterior. Aquí no hay límite. Todas las ideas son válidas pero recuerda que no se trata de escribir un libro sino de aportar expresiones, términos o palabras breves que realmente expresan los valores y el propósito de tu empresa.

  3. Reduce tus opciones: Repasa todo lo que pusiste sobre el papel en el paso #2 y selecciona solo las mejores idea. Al final de este paso, deberías tener una lista con los términos o frases que mejor definen tu marca y, en última instancia, tu negocio.

  4. Convierte las palabras en oraciones: Es hora de despertar al poeta que llevas dentro y convertir esa lista de términos y expresiones que te definen en oraciones completas. Se trata de formular un texto coherente, claro y conciso que cumpla con los 4 criterios básicos de una misión. Finalmente, recuerda escribir en tiempo presente. Se trata de crear declaración activa de lo que haces, no de lo que esperas hacer algún día.

  5. Revisa lo que has escrito: Esta es la fase de edición. Ya ha pasado algún tiempo desde aquel primer borrador y es la hora de pulirlo. Redefine tus formulaciones y corrige tu sintaxis. Pregúntate si tu declaración puede pasar la prueba del tiempo. En este sentido, intenta añadir flexibilidad a tu texto final (sin perder de vista la especificidad). Por último, evita palabras grandilocuentes y sofisticadas que no agregan valor o claridad a tus lectores. Limítate al texto conciso, duradero y directo que es el que genera una misión de calidad.

  6. Dónde publicar tu declaración de misión

    Una vez que tenga la definición de tu misión pulida y editada es hora de compartirla con el mundo. Comienza por mostrarla (o colgarla de las paredes) de tu oficina para que sirva de guía e inspiración a todo tu equipo (tú incluido) a la hora de tomar decisiones relacionadas con el negocio.

    En la misma línea, tu misión de empresa debe aparecer en todos tus materiales de marketing y promoción (folletos impresos, página web, etc.). Debido a su corta longitud, puede funcionar también como línea biográfica en tus redes sociales y como respuesta ágil a la típica pregunta “¿De qué se trata esto?”. En el mundo digital, el público no tiene paciencia para leer grandes párrafos, así que una declaración de misión clara y concisa te servirá para atraer la atención de los visitantes y les dará una razón para quedarse navegando por tu web.

    Nota – te recomendamos anotar todos los lugares donde publicas tu misión. Así, en caso la actualices, tendrás a manos todos los lugares en los que deberás implementar los cambios.

    Inspírate con estos ejemplos de definición de misión empresarial

    Aquí te compartimos algunos de las mejores declaraciones de misión empresarial para que aprendas de los grandes:

    Grupo Inditex: Crear valor más allá del beneficio, siempre con la mirada puesta en los efectos que nuestra actividad genera en las personas y el medio ambiente.

    Mango: Inspiramos y unimos a través de la pasión por el estilo y la cultura

    Telefónica: Queremos hacer nuestro mundo más humano, conectando la vida de las personas.

    Cervecerías 100 Montaditos: Móntatelo como quieras. Una forma divertida de compartir y disfrutar entre amigos.

    Desigual: Somos una marca global con más de 4.500 empleados de 100 nacionalidades diferentes. Queremos invitar a las personas a expresar su autenticidad a través de ropa única.

    Grupo Bimbo: Alimentos deliciosos y nutritivos en las manos de todos.

    Televisa: Satisfacer las necesidades de entretenimiento e información de nuestras audiencias, cumpliendo a la vez con nuestras exigencias de rentabilidad a través de los más altos estándares mundiales de calidad, creatividad y responsabilidad social.

    ATRESMEDIA: Difundir una oferta informativa y de entretenimiento diversa, innovadora y de calidad que responda a nuestros grupos de interés para lograr su confianza, consiguiendo el liderazgo y la sostenibilidad del Grupo.

Publicidad