¿Quieres subir a tu empresa a redes sociales? Sigue estos consejos para hacerlo bien en Instagram

¿Quieres subir a tu empresa a redes sociales? Sigue estos consejos para hacerlo bien en Instagram

Es la red social más popular  hoy en día y la que las marcas están empezando a preferir para planificar sus estrategias de comercialización.

De acuerdo con datos de la app, al cierre de 2018 la comunidad sumó más de mil millones de usuarios activos por mes,  alcanzando niveles de engagement mayores a opciones como Facebook o Twitter, según revela el Panel Icarus de Gran Consumo Q1 2018 de Epsilon.

A principio de este año, Instagram se colocó como la sexta plataforma más usada en el mundo, de acuerdo con un estudio de We Are Social. La red social ha sido la primera en reconocer que su servicio es ideal para conectarse con amigos e intereses en un sólo lugar, pero también es un canal de negocios formidable, donde más de 90 millones de usuarios dan clic cada mes en las etiquetas de publicaciones que ofertan algún producto.

“Instagram es un canal que cualquier estrategia debe tomar en cuenta tanto para conectar con las audiencias de una manera mucho más personalizada, como para deleitar a nuevos clientes y crear lealtad a la marca. Es importante saber que el 80% de los mil millones de usuarios ya siguen alguna cuenta de ventas online y 200 millones visitan uno o más perfiles de empresas cada día”, aseguró Carolina Samsing, directora de Marketing para Iberoamérica de la plataforma HubSpot.

Y desde esa plataforma de marketing es que plantean tres formas para explotar al máximo las posibilidades de acción para posicionar a las marcas en la red social:

  1. Escribir pies de fotos creativos. Instagram es visual, por lo que generalmente las acciones de publicidad se enfocan en la calidad de las imágenes como un factor determinante; no obstante, no basta con una foto hermosa, porque el pie de foto de cada post puede darle un mejor impulso a ese contenido. Lo recomendable es redactar borradores antes de publicar el definitivo, comenzar con lo más importante a resaltar (no olvidar que el número máximo de caracteres es de 2.200), incluir una llamada a la acción (verbos de acción en lugar de sustantivos o adjetivos), limitarse a cuatro hashtags, adaptar la voz de la marca al tono (generalmente relajado), usar emojis, promocionar  otros canales y, ante la duda, mejor ser breve.
  2. Conocer el shadowban. El shadowban es el proceso mediante el cual se bloquea contenido en las redes sociales sin que los usuarios afectados se den cuenta. Si la cuenta de Instagram ha sido víctima de esto, el contenido no aparecerá en la sección de últimas noticias de los usuarios, a menos que ya sean seguidores de una cuenta específica. Esta medida (no reconocida oficialmente) es aplicada a las cuentas que no cumplen las condiciones de uso, o porque estas utilizan métodos ilegítimos para aumentar seguidores, como bots o cientos de hashtags irrelevantes. Para saber si una cuenta sufre un bloqueo, hay que publicar una imagen con un hashtag que no sea habitual y hacer que cinco usuarios que no sean seguidores lo busquen; si ninguno lo puede ver, es posible que la cuenta esté bajo los efectos del shadowban. Si es así, se debe analizar si han utilizado bots o herramientas automatizadas para impulsar el crecimiento. También asegurarse que no se usan hashtags bloqueados (aquí la lista), que no se han recibido denuncias de usuarios y revisar las condiciones de uso y las normas comunitarias de Instagram.
  3. Usar la opción de “Comprar”. En septiembre de 2018 Instagram implementó la opción de “Comprar” en los post habituales de las cuentas empresariales, en los cuales se etiqueta el producto como a una persona. Uno de los beneficios es que el usuario puede completar su recorrido de compra —desde el descubrimiento del producto hasta el cierre— sin tener que salir de la aplicación para concluir el proceso. Los post están marcados con la frase “Toca para ver los productos” o con un pequeño círculo blanco con el ícono de una bolsa de compras. Es importante que los perfiles de empresas estén conectados a un catálogo de Facebook. Se pueden gestionar en el administrador comercial, directamente en la página de la empresa de FB o a través de herramientas como Shopify o BigCommerce.

PUBLICIDAD