Un clásico llega a su fin: Calzados Beba cierra sus locales para siempre

Un clásico llega a su fin: Calzados Beba cierra sus locales para siempre

Palmira Negrete entra a su zapatería de siempre, en la esquina de Alameda con San Alfonso, en pleno corazón del barrio Meiggs. Busca y busca pero no encuentra lo que hace años ha comprado, pero no lo encuentra porque ya no es la misma de antaño. Las cortinas aún tienen los colores de la antigua tienda, pero su nombre es otro: Calzados Angélica.

“Era de mejor calidad”, señala Palmira. Añade que el precio era más bajo. Dice también que tiene muchos recuerdos: se acuerda -con una risa que denota un dejo de nostalgia- que este era el calzado que compraba para ir a bailar.

En la misma ahora ex sucursal de Meiggs, un residente colombiano asegura reconocer la marca. Andrés Álvarez es su nombre y dice que “el material era muy bueno y también muy barato”.

La liquidación inminente

Calzados Beba comenzó sus operaciones en 1972, tras constituirse como personalidad jurídica el 27 de diciembre de 1971. A lo largo de casi medio siglo, la clásica marca de calzado se convirtió en una de las favoritas del pueblo chileno, con locales distribuidos en algunas de las principales ciudades del país como Valparaíso, Puerto Montt, Temuco o Antofagasta.

Haciendo un rápido recorrido por algunas ex sucursales que se ubicaban el eje Alameda, CHV Noticias pudo constatar que varios locales ya están cerrados. La del barrio Meiggs ya fue reemplazada por otra marca y las otras sólo están con sus cortinas cerradas. Lo que mucha gente no sabe es que hoy, tras 47 años de existencia, Calzados Beba ya no existe.

Un aviso de remate aparecido en el cuerpo B de El Mercurio del domingo 3 de febrero hizo pública la noticia. “Gran venta de bodega de liquidación forzosa CALZADOS BEBA LTDA, C-4168-2018 del 9° Juzgado Civil de Santiago, se liquidarán todos los stocks de tiendas a nivel nacional para los días 11, 12, 13, 14 y 15 de febrero”, señala el anuncio.

El hecho, confirmado por el martillero público Alfredo Vargas, se produce por una deuda que tiene la cadena de zapaterías. Uno de los arrendadores de la marca, tras meses de no pago, acudió a la justicia para pedir la liquidación forzosa. Se llamó a un comparendo con las partes, pero no hubo nadie de Beba que se presentara.

Ante esto, la justicia puso en marcha el proceso legal que concluyó en que la sociedad no puede adquirir productos nuevos, sólo puede liquidar lo que queda en sus bodegas.

La zapatería del pueblo

Hace unos meses que las sucursales han ido desapareciendo paulatinamente. En Alameda casi esquina Santa Rosa, entre el bar Don René y una pastelería Paradiso, la tienda del letrero con los colores azul y amarillo, ya no abrirá nunca más.

Algunos de los transeuntes dicen que es el fin de una era, que va a ser muy difícil encontrar calidad, comodidad y moda por un precio accesible para la mayoría: los zapatos más caros costaban $12 mil, se podían encontrar chalas de buena calidad por sólo $3 mil y era también una solución económica para muchas familias a la hora de comprar calzado escolar. Dicen, sobre todo, que la van a echar de menos.

La razón de su cierre es, sobre todo, por la baja en los ingresos. Las ventas, durante el segundo semestre de 2018, experimentaron una fuerte caída que registró un 20% menos que en la misma fecha el año anterior.

En medio de este proceso cierre, Beba contaba con más de 13 sucursales en Santiago. Sucursales que no volverán abrir y que, de tan abrupta que fue la noticia, a muchos no les permitió despedirse por última vez de la llamada zapatería del pueblo.

TEMUCO DIARIO TV