Colaciones saludables para la vuelta al colegio

La mayoría de los dietistas recomienda variar la alimentación para no caer en el vicio de auto-regalonearse con chancherías. Para elaborar las colaciones lo mejor es estructurar un menú semanal, que puede ir variando durante el año o no, dependiendo de cómo funcione con cada uno de nuestros niños. Lo que se debe tener en cuenta es su gasto energético y preferencias alimenticias y, luego, construir un menú sano lo más cercano a sus gustos.

¿Qué no debe faltar en una colación tipo? El colegio de nutricionistas de Chilerecomienda que, sobre todo en esta época, cuando todavía hace calor, hay que procurar que los niños siempre estén hidratados, por lo tanto hay que enviar una botella de agua cada día que, para ir variando, puede estar saborizada naturalmente con rodajas de limón o de naranja, hojas de menta, romero, pepino o frutos rojos. Se dejan desde la noche anterior en el refrigerador para que al día siguiente el sabor sea rico y natural. Puedes, por ejemplo, ir variando con el agua: el lunes puedes enviarles saborizada con limón, el martes con menta, el miércoles con naranja, el jueves con romero y el viernes con pepino. Siempre puedes endulzarlas con miel.

Para que la fruta involucrada no sea tan aburrida como una manzana con piel o una naranja que haya que pelar, puedes hacer brochetas donde combines pedazos de las frutas de estación con, por ejemplo, trozos de distintos tipos de queso. Recuerda que el queso siempre es acompañamiento, es la porción más chica de cada brocheta. Y puedes elegir los quesos más sanos para hacerlas.

Si tienes buenos tupperware podrías mandarles quesadillas a tus hijos. Generalmente, como obviamente llevan queso, son ricas en calcio y grasas, que en conjunto son algo así como la gasolina para nuestros peques. A eso suma vegetales picados, pollo (incluso puedes usar el que te sobre de alguna comida casera) o incluso camarones o porotos negros. Son fáciles de preparar y divertidas para que los niños las sostengan.

Un huevo proporciona a los niños casi un tercio de sus requerimientos de proteína en un día. Un par de ideas para usar con huevos duros, uno: muele uno y lo pones dentro de un pan pita junto con verduras como tomates y/o lechugas, puedes incluso preparar esto la noche anterior; dos: puedes trozarlo y espolvorearle sal y un poco de pimienta para mantener altos los niveles de energía de tu retoño.

El hummus es uno de los mejores ingredientes que existe. Se hace sobre la base de garbanzo molido pero mezclado con ingredientes saludables, aromáticos y exquisitos. Se puede mezclar, por ejemplo, con las quesadillas; o puedes enviarles a tus peques un poco en un tupperware pequeño para que luego unten con palitos de zanahoria o de apio o simplemente con pedazos de pan sano.